Asociación Pareja y Familia Actual
Asistencia psicológica y psiquiátrica en pareja, familia y grupos.
Equipo de profesionales especialistas dedicados al diagnóstico y tratamiento de las problemáticas intervinculares en pareja y familia.

Nacimiento de un hijo

Cómo impacta la llegada de un hijo en la pareja


Los expertos pensamos que la llegada de un niño a la pareja genera una etapa de adaptacion y no "salva" el vínculo de pareja si este tuviera problemas

Es frecuente que el bebé refuerce las situaciones previas que caracterizaban a la relación
Lo más amenazado suele ser la intimidad conyugal, que necesita ser resguardada

La llegada de un hijo es un acontecimiento maravilloso en la vida de un ser humano. Un momento único que implica cambios en la vida de las personas y dentro del seno familiar.

Pero estos cambios pueden afianzar la unión de la pareja o afectar y romper su equilibrio, al punto de llevarla incluso a la separación.

El hogar, antes territorio de la intimidad de la pareja, pasa a ser compartido por una tercera persona, que inevitablemente altera la cotidianidad vivida.

Siempre el nacimiento de un hijo produce un fuerte impacto en la pareja y una reacomodación de la estructura familiar: los esposos pasan a ser padres, los padres pasan a ser abuelos y los hermanos, tíos ). Nacido el bebe, la nueva familia deberá construir otra dinámica donde se asuman al mismo tiempo dos papeles: la pareja conyugal y la pareja parental.

Los problemas frecuentes

La perdida de la intimidad frente a la llegada del hijo es uno de los factores mas comunes que inciden en la desunion conyugal.

Al respecto, Loyácono dijo: "Se puede negar el romance y la sexualidad en aras de la crianza, pero significará madres sobreprotectoras y padres proveedores económicos aunque ausentes en lo afectivo. La renuncia a la sexualidad empobrece las relaciones familiares y más bien perjudica que beneficia a los hijos. Los padres deben articular la función masculina o femenina con la paterna o materna, y actuar esos diferentes roles según la situación. La función materna no debe anular la sensualidad femenina, y el hombre es responsable de buscar su tiempo y espacio en la intimidad de la pareja", agregó la especialista.

Muchas veces la cercana relación entre madre e hijo durante las primeras semanas o meses de vida del niño deviene en una exclusión paterna en la conformación de la nueva familia. Cuando comienza el embarazo, la mujer refuerza la relación bebe-mamá. Desde ese momento, ella debe hacer lo necesario para que el padre se sienta incluido y ampliar esa relación exclusiva de dos.

Los celos pueden ser un factor clave en el distanciamiento del hombre frente a la relación madre-hijo. "El monto de celos dependerá de su historia, de la seguridad en sí mismo y de su madurez, pero también de la forma en que desarrolle su paternidad. Para superarlos el padre tiene que incluirse como protagonista, y la madre tiene que permitírselo."

Otro aspecto importante que puede determinar la separación conyugal ocurre cuando la pareja "nunca vivió sola", y los cónyuges empezaron a convivir cuando ella queda embarazada. Recién cuando los hijos son grandes y abandonan el hogar la pareja empieza a descubrir el convivir con "el otro". El resultado muchas veces es la desunión.

Para hacer frente a las dificultades que pueden aparecer con la llegada de un hijo, los especialistas recomendamos algunas claves en favor de la unión conyugal.

Realizar desde los primeros meses del embarazo un buen curso de preparación para el parto que incluya al padre. Luego de los primeros meses, recuperar los momentos y rituales de intimidad de la pareja. Y siempre ponerse del mismo lado del cónyuge.

Hay que alentar el diálogo en la pareja para poder sobrellevar las dificultades de criar un hijo. Visualizar al otro y permitirse el encuentro en la intimidad porque lo necesito y me necesita.

Hay que crear un banco de afectos, donde la felicidad no se espere con la llegada de los hijos, sino que los mismos hijos constituyan la felicidad en la pareja.